COMENTARIO SOBRE LA NOVELA “TIEMPOS DIFÍCILES” DE CHARLES DICKENS:

Leyendo la obra de Charles Dickens que habla sobre una ciudad inglesa y la sociedad de si misma del siglo XIX, me ha venido el deseo y la curiosidad de buscarla en Google maps y pasó que no la encontré: no esixtía.

Por lo tanto me di cuenta de que estaba hablando de una ciudad sí imaginaria pero que reflejaba una visión real de la ciudad típica de la época en la que se ambienta la obra.

Se trata de una ciudad que lleva el nombre de Coketown (la ciudad del carbón), una ciudad de sangre industrial en la cual las chimeneas, el humo, la ceniza, las máquinas y los ruidos de esas misma son sus características previas.

El autor describe la ciudad como si estuviera pintando un cuadro, me parece que use muchas veces palabras que aluden a colores como el negro y el gris dando una imagen real de la triste y melancólica ciudad de Coketown, además de palabras que aluden a  olores de la suciedad, entonces desagradables.

 “Era una ciudad de ladrillo rojo, es decir, de ladrillo que habría sido rojo si el humo y la ceniza se lo hubiesen consentido; como no era así, la ciudad tenía un extraño color rojinegro,parecido al que usan los salvajes para embadurnarse la cara. Era una ciudad de máquinas y de altas chimeneas, por las que salían interminables sempientes de humo que no acababan nunca de desenroscarse, a pasar de salir  y salir sin interupción. Pasaban por la ciudad un negro canal y un río de aguas teñidas de púrpura maloliente;” (Primer libro – Capítulo V – La nota Tónica)

 Después de la descripción que nos entera del alto grado de industrialización de la ciudad, C. Dickens pasa a describir como Coketown y los ciudadanos que la viven son como aburridos, tristes y siguen las mismas rutinas cada día y como las personas parecen mandados de esas máquinas que llegaron  a Inglaterra al comienzo de la Revolución Industrial.

 “ Contenía la ciudad varias  calles anchas, todas muy parecidas, además de muchas calles estrechas  que se parecían entre sí todavia más de las grandes; estaban habitadas por gentes que también se parecían entre sí, que estabn y salían de sus casas a idénticas horas, levantando en el suelo idénticos ruidos de pasos, que se incaminaban hacia idéntica ocupación y para las que cada día era idéntico al el de ayer y al de mañana y cada año era repetición del anterior y del siguiente”.

(Primer libro – Capítulo V – La nota Tónica)

 Toda la ciudad me pareció igual, monótona, una ciudad con cuasiquiera tipo de problema:

1)       Estilo arquitectónico y urbanístico;

2)       Tipos de habitantes;

3)       Sanidad.

Una ciudad no perfecta pero normal  con respecto  de las que existen.

Para ver más en detalle los problemas a los que me refiero, se podrían citar algunas partes del libro que los presentan.

 1)       “La prisón se parecía al hospital; el hospital pudiera tomarse por prisón; la Casa consistorial podría ser lo mismo prisón que hospital, o las dos cosas a un tiempo, o cualquier otra cosa, porque no había en su fachada rasgo alguno que se opusiese a ello.”

(Primer libro – Capítulo V – La nota Tónica)

 2)       “…el bárbaro voltear de las campanas, que sacaba de quicio a los enfermos y a las gentes nerviosas,

no conseguía arrancar sino a muy pocos trabajadores del propio barrio, de las habitaciones completamente cerradas, de las esquinas de sus calles, donde pasaban el tiempo sin prestar oídos a aquellas llamadas, contemplando todo el ajetreo de iglesias y capillas, como si nada tuviese que ver con ellos.”

“Se fundió también la Sociedad de Abstemios, que se lamentaba de esos mismos trabajadores se emborrachasen, demostrando con estadísticas que, en efecto, se emborrachaban, y demostrando en reuniones en las que sólo se tomaba el té que no había incentivo, ni humano ni divino, como no fuese una condecoración, capaz de inducirlos a romper con la costumbre de emborracharse.”

(Primer libro – Capítulo V – La nota Tónica)

 3)       “Los hogares de las casas no se habían encendido aún y las altas chimeneas eran dueñas de todo el cielo. No tardarían mucho en ocultarlo, a fuerza de echar por sus bocas sus humos venenosos; pero espacio de media hora, algunas de las muchas ventanas por las que las gente de Coketown veían un sol en eclipse eterno, a través de una atmósfera de cristal ahumado, aparecieron doradas.”

(Segundo Libro – Capítulo VI –El alejamiento)

 EDIFICIOS DESCRIBIDOS EN LA NOVELA:

 PALACIO DE PIEDRA: era la casa de la familia Gradgrind que estaba a unas millas de Coketown. No estando en la ciudad, donde todo era igual, tiene otras características y materiales.

“Un gran edificio cuadrado, con un pórtico pesandote  que sombreaba las ventanas principales de la fachada…”

“Era una construcción bien calculada, bien acabada, bien conjuntada, bien equilibrada. Seis ventanas a un lado de la puerta, y otras seis del otro lado; un total de doce el la ala derecha, y un total de doce en la ala izquierda: veinticuatro ventanas que encontraban su corrispondencia en las fachadas de la parte posterior.”

“Gas, ventilación, traída de aguas e instalaciónes de cloacas, todo de primerísima calidad. Pies y vigas de hierro a prueba de fuego desde el sótano hasta el tejado, ascensores mecánicos para las doncellas y para todos sus cepillos y escobones..” (Primer libro – III Capítulo – Una puerta excusada).

Claro que leyendo la descripción de la casa de esa familia podemos ya entender que se trata de una familia de alta clase social, muy rica.

 EL BANCO: era un edificio como los demás, no tenía un estilo suyo. No tenía pinta de Banco. Su presencia no rompía la melancolía de la ciudad.

Sus características son como la mayoría de los edificios: ladrillo rojo, con contraventanas exteriores negras, persianas interiores verdes, puerta de la calle negra con dos escalones blancos, chapa de bronce en la puerta.

 CASA DEL SEÑOR THOMAS BOUNDERBY Y LUISA BOUNDERBY  (Hija del señor Gradgrind casada con Bounderby)

“…edificio de ladrillo encarnado, contraventanas negras, persianas interiores verdes y puerta negra sobre dos escalones blancos.” (Libro Segundo – Capítulo II –Don Santiago Harthouse) la descripción que nos ofrecen de esta casa es igual  que la del Banco, los edificios se parecen aún: son prácticamente iguales.

Lo que decía antes o sea que Coketown es una ciudad igual, melancólica y triste se refleja en esos edificios con sus características identicas.

Harthouse vio como la casa del señor Bounderby y su mujer (Luisa) no tenía nada de femenino aunque estaba allí cuidándola. Ningún adorno, ninguna huella de influencia femenina.

 INTERIORES DE LA NOVELA:

Los interiores más describidos en esta obra de C. Dickens son solamente dos, y son las habitaciones de dos caballeros. En la novela esos dos lugares han servido  para inivitar/esperar a alguien; en la primera,en efecto, el señor Esteban invita a Raquel y a la señora anciana para tomar una taza de té, mientras que en la segunda el padre espera a la hija para decirle una cosa importante.

 Habitación de Esteban Blackpool:

Esteban vive en una casa que estaba a lo alto de una pequeña tienda.

Era una casa a dos plantas, tenía su habitación en la planta alta que estaba conectada con la planta baja a través de una escalera negra. La dueña tenía su habitacíon en esa planta donde estaban también la cocina o el baño dado que: “Encendió una vela, colocó la mesita (como se solía poner la mesa en la época) de té, subió agua caliente de la planta baja…” ( Segundo libro-Capítulo VI-El alejamiento).

En su habitación tenía un moblaje decente y suficiente, constaba en una cama única, una chimenea  delate  de la cual estaba una mesita con tres patas, pocas sillas, estampas vulgares y escasos libros.

Para iluminar su habitación tenía que encender velas.

 Habitación del Señor Gradgrind:

La habitación de ese señor era como la descripción de su propio caracter.

Una habitación llena de libros nos permite entender que se trata de un un caballero culto, profesor  en la escuela.

Los Libros del mismo color (azul)  me hace pensar al hecho de que puedan ser todos de la misma  disciplina o que sea un señor muy preciso y severo.

“… una habitación severa, con un reloj brutalmente estadístico que medía cada segundo con una pulsación que semenjaba un martillazo dado en la tapa de un féretro.” ( Primer libro – Capítulo XV – Padre y Hija) eso me da la sensación de su rigidez y severidad en su comportamiento y también su profesión de profesor de matemática y su ser racional.

 Hay también otras descripciones de interiores pero tan mínimas que no merecen ser mencionadas de cuanto poco pueden informar sobre los personajes y el diseño interior de la época.

 Recibidor del Señor Sleary:

Recibidor particular de paredes de lona, piso de hierba y techo de madera. Esto es debido al hecho de que ese señor es un hombre de circo y su vida como su casa son mandadas del trabajo que él sigue haciendo.

 El elemento que más viene mencionado del autor son las chimeneas; en todas las salas, en casi todas las habitaciones, de hecho en las salas de estar de cada casa describida siempre hay una chimenea.

 COSTUMBRES,PERSONAJES Y MANERAS CORDIALES DEL SIGLO XIX INGLES QUE SE DESCRIBEN EN LA NOVELA:

 Las maneras cordiales que encontré en este libro me asombraron; me asombró leer como cuando un huespede va a visitar a una dama o mujer: en esta ocasión es él la persona que ofrece a la señora de sentarse.

Eso pasó en el Capítulo I del segundo libro cuando la señora Sparsit conoce al señor Don Santiago Harthouse. 

Señora Sparsit:

La señora Spersit solía hacer malla en la sala delante de  la chimenea  con un pie en un estribo de algodón. Ella no hacía la comida del mediodía por razones de dignidad y de servicio; presenciaba oficialmente el acto cuando el Señor Bounderby se ponía a comer.

También en su trabajo de guardiana del banco del señor Bounderb y  solía hacer de malla o de punto. En ese su lugar de trabajo ella daba su toque femenino como cuando terminaba su servicio, momento en el que ella ponía la mesita de tres patas como si fuera “…a la par de una mesa severa, larga y forrada de cuero, que acaparraba el centrro de la habitación”. (Libro segundo – Capítulo I – Efectos en el banco)

 Señor Bounderby:

“El señor Bouderby acercó su silla a la chimenea, y la señora Sparsit hizo atrás la suya , como diciendo: <El fuego es vuestro, caballero. Lo reconozco plenamente. Tenéis  derecho de ocuparlo todo, si ese es vuestro gusto>”. (Primer Libro- Capítulo XVI- Marido y mujer)

Eso es para decir como en esa época (siglo XIX) los caballeros tenían más poder e importancia en respecto a las mujeres.

El Señor Bounderby solía comer en la mesa del comedor justo abajo de su retrato.

 Bitzer (guardiano nocturno del banco):

En la descripción de este personaje C. Dickens marca mucho su comportamiento de cuando él saluda a los demás.

Me fijé mucho en esto y también el echo de que él se golpea la frente con los nudillos me pareció como un gesto tan extraño de hacer  delante de una mujer o caballero de la época.

No encontré nada en internet cotillando sobre ese comportamiento y no sé si era un saludo de aquel periodo histórico en Inglaterra o es solamente una cosa que hacía ese personaje.

 

Dario

About these ads

Un pensamiento en “COMENTARIO SOBRE LA NOVELA “TIEMPOS DIFÍCILES” DE CHARLES DICKENS:

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s